con Juliana Colibrí

con Juliana Colibrí

lunes, 26 de septiembre de 2016

¿Qué son los Cantos Arquetípicos? - Inscripciones del 22 de agosto al 8 de septiembre de 2017





¿Qué son los Cantos Arquetípicos y cuál es su aporte al mundo?

Los Cantos Arquetípicos se constituyen en la primera propuesta que se está realizando en Bogotá, y en todo el mundo, en torno al canto como vía para despertar los arquetipos sagrados que nos conectan con nuestra esencia humana, divina y multidimensional. Uno de los principales aportes de este sistema de autoconocimiento —creado por Juliana Colibrí de Oro en el año 2008—, es su originalidad para renovar los principios espirituales de los cantos chamánicos y la palabra mitopoética de América Indígena, integrando este valioso legado al mundo urbano contemporáneo en los ámbitos de la consulta terapéutica, la formación personalizada, la meditación profunda, la expresión musical, la creación literaria, y la conducción de ceremonias sagradas. Por otro lado, Juliana Colibrí se destaca por ser pionera, a través de los Cantos Arquetípicos
®, en el desarrollo del arquetipo de la pareja sagrada interior, como un modelo simbólico gracias al cual podemos alcanzar la salud, el equilibrio y la convivencia armónica entre la energía femenina y la energía masculina que habitan en nuestro ser interior.


¿Cuáles son los fundamentos espirituales y creativos de los Cantos Arquetípicos?
 


Los Cantos Arquetípicos fusionan diferentes fundamentos artísticos, narrativos y técnicos de la voz creativa (integrando elementos de la poesía, la técnica vocal, el canto popular, la mitología y la creación literaria) con la sabiduría ancestral y los principios espirituales de diversos caminos sagrados (como el yoga, el chamanismo de América Indígena, la espiritualidad de la Diosa, el budismo zen, el taoísmo y las enseñanzas de la Gran Hermandad Blanca). 
 


¿Qué propone Juliana a través de este Sistema?

Juliana propone, a través de los Cantos Arquetípicos, que dentro de cada hombre y dentro de cada mujer existen trece Arquetipos guía, a partir de los cuales podemos alcanzar la realización plena de nuestro ser, en armonía, respeto y unidad con el corazón de la Tierra, el corazón del Cielo, y el corazón Humano. Estos trece arquetipos han sido, a lo largo de nuestra historia humana, un modelo ejemplar de integridad, servicio, logro, creatividad, equilibrio, impecabilidad, salud integral y comunión con la Gran Diosa Madre y el Gran Padre Creador. Nos conectan con nuestra esencia femenina a través del arquetipo de la Diosa Creadora o Diosa Triple (recreando las investigaciones de Analía Bernardo y Miranda Gray), con nuestra esencia masculina a través del arquetipo del Héroe Legendario (recreando las investigaciones de Joseph Campbell y Miguel Rocha), y con la Pareja Sagrada Interior (recreando las investigaciones de Juliana Colibrí de Oro, quien es la primera autora que expone este arquetipo a fondo, en su libro Entre mundos hermanos).

Colibrí de Oro propone también que por medio de los Cantos Arquetípicos® nos podemos comunicar con fuerzas espirituales de otros reinos y establecer junto a ellas alianzas sagradas al servicio del Plan Divino de la Humanidad. Así es como los cantos de Juliana Colibrí nos ponen en contacto con maestros ascendidos, arcángeles, animales de poder, cristales, plantas medicinales, deidades mitológicas, y fuerzas elementales de la naturaleza como el agua, el fuego, el rayo, la montaña y el arco iris.


¿Cuál es el objetivo principal de los Cantos Arquetípicos?:

El objetivo principal de los Cantos Arquetípicos es conectarnos con la Fuente Divina y con nuestro Yo Superior, para desde ahí recordar quiénes somos en esencia, accediendo a la sabiduría, al amor, y al poder que habitan en nuestro corazón unificado; y aplicando estos conocimientos en pro de la realización humana, de la ascensión planetaria, de  la salud integral, y del servicio al más alto bien de todos y de todo.


¿Cuál es la medicina que traen los Cantos Arquetípicos?

La medicina de los trece arquetipos que propone Juliana trae la convivencia armónica, pacífica y equilibrada entre el femenino y el masculino internos, dando a luz al yo esencial, íntegro y total que en realidad somos. Es una medicina que obra tanto en el plano espiritual, como en los planos físico, emocional y mental. Nos ayuda a encontrar nuestro propio centro, a conectarnos con el ser interior, y a vivir una relación más sana con la realidad, con los demás y ante todo nosotros mismos.

A nivel espiritual: Conectan con el Yo Superior, y desde esa conexión unifican el Plan Humano de cada quien con su propio Plan Divino y con el Plan Divino de la Fuente Creadora del Universo, en sintonía con la nueva conciencia que está naciendo actualmente en la Madre Tierra. Ofrecen un camino con corazón para expresarnos con libertad.  Potencializan nuestro ser artístico, creativo y multidimensional. 

Principal beneficio: Autoconocimiento de la esencia que nos une.


A nivel emocional: Conectan con el Amor Infinito, el Amor Universal y el Amor Sano. Un amor que va encaminado a la comunión íntima con la totalidad. Nos convierten en canales de ese amor, al servicio del más alto bien de toda la humanidad, de la Madre tierra y de todas nuestras relaciones. Reconfiguran nuestra manera de amar. Ordenan el amor que nos une a nuestro seres queridos. Purifican el alma de nuestro árbol genealógico y el alma de nuestra propia historia.

Principal beneficio: Restablecimiento y cuidado de la salud emocional.

A nivel mental: Vacían la mente y nos permiten acceder al silencio, para desde allí aprender a pensar con el corazón, y a sentir con la razón, en consonancia con la Gran Mente Universal. Brindan discernimiento, visión y guía espiritual tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestro Plan de vida. Abren nuestra percepción e intuición a la nueva conciencia planetaria, unificando nuestra voluntad a la voluntad divina en pro de la co-creación de una nueva humanidad. 

Principal beneficio: Automaestría y meditación profunda.

 A nivel físico:
Nos recuerdan cómo ser co-creadores de nuestra propia realidad física en consonancia con nuestra realidad espiritual. Ayudan a prevenir y a curar enfermedades físicas. Nos enseñan como transmutar viejos patrones kármicos en nuevos patrones dhármicos. Nos enraízan en el corazón de la Tierra, ubicándonos en el lugar que nos corresponde dentro de este mundo. Ayudan a materializar en este plano la belleza, el amor, la unidad, la visión y la luz a los cuales hemos accedido en los planos emocional, espiritual y mental.

Principal beneficio: Concreción del conocimiento interior y sabiduría para asumir la vida.



¿Qué es un Arquetipo, según Juliana (Colibrí de Oro)?

 
Según Juliana Colibrí de Oro un arquetipo es la esencia que nos une como humanidad; es esa fuerza intangible que nos hace ser uno solo, más allá de la cultura, la raza o la época en la cual hayamos nacido. Un arquetipo también significa “modelo ejemplar” de una especie o grupo. Por lo tanto cuando hablamos de los trece arquetipos guía que constituyen el Sistema de los Cantos Arquetípicos  nos referimos al camino  que han recorrido los hombres y las mujeres que se han convertido en modelo ejemplar para toda la humanidad. Y cuando hablamos de comunicarnos con fuerzas arquetípicas de otros reinos o dimensiones nos referimos a despertar en nosotros el don de percibir el modelo ejemplar de la especie con la cual nos estamos conectando.



¿Cómo surgen los Cantos Arquetípicos?:

Los Cantos Arquetípicos surgen de una oración profunda que Colibrí de Oro realizó a través de su canto y su tambor. Durante esa oración Juliana les entregó su corazón a la Gran Madre y al Gran Padre, y ellos a cambio le entregaron a ella un perfecto diseño de luz en cuyo centro había guardado un precioso regalo y una inmensa bendición para toda la humanidad. Dicha bendición es lo que se conoce hoy en día como los Cantos Arquetípicos. Poco a poco, Juliana Colibrí fue compartiendo con otros seres aquel regalo, y así se le fue revelando desde la Fuente que entre más lo compartiera más luz espiritual llegaría a su vida y a la vida de todos los demás.

Desde luego, como todo regalo de Dios, no llegó gratis, ni llegó de la nada. Llegó después de duras pruebas espirituales, hondas crisis existenciales y tenaces esfuerzos por despertar de verdad. Llegó tras quince años de estudios, iniciaciones e investigaciones profundas. Llegó en medio de un camino propio de expresión artística, creatividad sagrada y comunicación intercultural. Llegó y se fue perfeccionando desde el saber sanar al árbol genealógico, el saber ser impecable en el servicio, y el saber cantar siendo uno con la totalidad.


¿Cuándo nace el Arquetipo de la Pareja Sagrada Interior?

El Arquetipo de la Pareja Sagrada Interior surgió mientras Juliana estaba escribiendo su libro Entre mundos hermanos. En este libro Juliana comparte su sentir y su pensar en medio de los relatos de vida de diferentes hombres y mujeres indígenas, quienes se han destacado por crear nuevos caminos de unidad entre el mundo indígena y el mundo heredero de Occidente. Algo que hace parte de dichos relatos es el llamado a honrar el buen legado de nuestras raíces familiares, culturales y divinas. Siguiendo este llamado, tanto los interlocutores como la autora de Entre mundos hermanos aparecen en las páginas de este libro buscando una imagen tutelar, un símbolo sagrado que les ayude a recordar la esencia del Origen Eterno que habita en lo más profundo de su corazón.  De esta manera es como Juliana encuentra que la esencia de su madre biológica es la amorosa jardinera que respira en su interior, así como la esencia de su padre biológico es el eterno soñador que vive dentro de ella. Luego se da cuenta, según nos narra en Entre mundos hermanos, que su jardinera interna la conecta con la Gran Jardinera  —la Gran Madre Universal—, así como su soñador la fusiona con el Gran Soñador, —o Gran Padre Creador—, dando vida a una Pareja Sagrada interior que es el Principio de un nuevo y a la vez antiguo mito de creación: el mito del jardín del buen sueño. Esta imagen arquetípica es el primer destello del Arquetipo de la Pareja Sagrada Interior, desarrollado por Juliana.

Paralelamente, por aquel tiempo, Colibrí de Oro había descubierto una luz espiritual inmensamente poderosa en el canto chamánico de diferentes abuelos y abuelas indígenas, con quienes venía caminando desde hacía varios años. Inspirada por el canto de los taitas, sabedores, mamus, sacerdotisas y mujeres medicina que habían alumbrado su camino hacia la Unidad con el corazón de Dios Madre-Padre, Colibrí se sentó inmóvil como una poderosa montaña —tal como había aprendido en la meditación za zen—, y desde esa postura tomó su tambor chamánico y llamó en principio a los arquetipos femeninos que venía estudiando a través de las autoras Miranda Grey y Analía Bernardo. “¿Si los abuelos indígenas dialogan por medio de su canto con diversas fuerzas espirituales del cosmos y la naturaleza —se dijo Juliana en silencio— por qué no hablar a través de mi canto con la Diosa Oscura para que me enseñe a dejar ir lo que ya murió en mí?, ¿por qué no comunicarme con la doncella para que me recuerde dónde está mi propia luz y cómo cuidarme de mi propia sombra?, ¿por qué no cantarle a la abuela que soy en esencia para que me dé su consejo de sabiduría?” De esta manera los arquetipos sagrados y el canto chamánico se hicieron una sola fuerza en la voz de Colibrí de Oro, quien pronto se dijo a sí misma: “doy gracias infinitas por este regalo y esta bendición de poderme comunicar a través del canto con la Diosa Creadora que vive en mí…, pero el Masculino Sagrado, ¿dónde queda? ¿Cuáles son los arquetipos que me pueden conectar con la esencia del Gran Dios Creador?” La respuesta le llegó por medio del libro “el héroe de los mil rostros” de Joseph Cambpell, en cuyas páginas resplandecieron los Arquetipos del Padre Principio, el Visionario, el Chamán y el Gobernante que todos llevamos dentro. Feliz de aquel hallazgo Colibrí se entregó a cantar para despertar a su propio Héroe Interior, con el fin de encontrar guía, discernimiento y sabiduría a través de él. Sin embargo, cantando y meditando durante meses, se dio cuenta de que no era suficiente con invocar los arquetipos femeninos o los arquetipos masculinos por separado. Hacía falta algo. Algo que al parecer ningún autor experto en arquetipos había conceptualizado o desarrollado antes a profundidad. ¿Qué era ese algo?  Era el Héroe y la Diosa danzando unidos en nuestro corazón, era la doncella y el visionario germinando juntos en nuestro camino, era la diosa del amor y el dios del amor fusionados en una misma alabanza a la vida. Juliana Colibrí echaba de menos un Arquetipo que nos ayudara a alcanzar las Bodas Alquímicas o el Matrimonio Sagrado al interior de cada hombre y de cada mujer. Un Arquetipo que pudiese servirnos de modelo ejemplar tanto a hombres como a mujeres. Poco a poco, casi sin que Colibrí de Oro se diera cuenta, la Pareja Sagrada Interior se fue revelando como ese modelo esperado, hasta que un día el Sistema de los Cantos Arquetípicos® simplemente emergió como un diseño divino al cual ya no le faltaba nada. El rompecabezas, finalmente, se había completado. 



¿Cuáles son los contenidos o el programa de formación?

El Sistema de Cantos Arquetípicos trae el conocimiento, la experiencia y el poder de la alquimia interior, el equilibrio entre la naturaleza masculina y femenina que habita en cada uno de nosotros y el despertar del yo esencial, eterno y divino que en Realidad Somos.
Enraizados en principios y prácticas ancestrales descubrimos el canto propio del Héroe Legendario, de la Diosa Creadora y de la Pareja Sagrada que todos, cada uno a su manera, llevamos dentro.


• Ciclo de la Diosa creadora.


En este ciclo nos conectamos con la naturaleza femenina que mora en hombres y en mujeres, y que ha sido representada en la mitología de todas las razas y culturas en el arquetipo de la Diosa Triple, la Diosa creadora o la Diosa Luna. A través del canto, del sonido interno y de la expresión mitopoética, nos sintonizamos con su movimiento cíclico, cambiante y fluido, reconociéndola dentro de nosotros en cada una de sus fases como Diosa Oscura, Doncella, Madre y Abuela Sabia. Éste es un espacio sagrado donde honramos el poder de la energía lunar y su influencia en nuestra vida, muriendo y renaciendo en su vientre primordial hasta darnos a luz a nosotros mismos.


• Ciclo del Héroe Legendario

En este ciclo nos conectamos con la naturaleza masculina que mora en mujeres y en hombres, y que ha sido representada en la mitología de todas las razas y culturas en el arquetipo del Héroe legendario, cuyo ciclo mítico comprende el Padre, el Visionario, el Chamán y el Rey. Recorrer la aventura del héroe interior nos lleva a reconocer nuestro propio heroísmo y a crear nuestra propia leyenda. Nos conectamos con la energía solar descubriéndonos como el caminante que acude al llamado a iniciar la aventura de su propio destino, como el chamán que cruza el umbral de lo desconocido para entrar en el reino de lo eterno y ser iniciado, y finalmente como el gobernante que retorna al mundo dueño de su fuerza esencial, de sus propios dones y de la medicina que le ha entregado el camino, para compartirlos con su tribu, bajo la guía y la orientación del Padre Creador.


• Ciclo del Ser Andrógino o la Pareja sagrada interior.
 

En este ciclo se encuentran el Héroe legendario y la Diosa creadora que habitan en nuestro corazón; juntos recorren una historia de amor única e irrepetible, mostrándonos cómo es la relación entre la naturaleza femenina y la naturaleza masculina que llevamos dentro. Nos descubrimos en el vínculo entre Padre y Diosa Origen, Doncella y Visionario, Madre y chamán, y Abuela y Gobernante para finalmente fusionar la pareja sagrada en la Diosa y el Dios del Amor. Éste último arquetipo, también presente en la mitología de todos los pueblos, representa la unión sexual amorosa entre hombre y mujer, la energía primordial de la creación, la androginidad y el despertar del ser íntegro, completo y total que en esencia somos. Es un camino para hallar la poesía y el éxtasis permanente dentro de cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario